Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Viernes 10 de Julio de 2020
2291539165
Cosmovisión Mano dura a especuladores
Por: Raúl López Gómez

Fecha: 11/04/2020
Hora: 10:15 hrs.

Los especuladores aparecieron en la crisis para abusar de mucha gente y aprovecharse de la contingencia.

Desde el aumento de precios de productos básicos, hasta la exigencia de pagos anticipados de las grandes empresas corporativas que dan servicios, y se fueron a la yugular de los consumidores en aras de conseguir los pagos quitando días a los tiempos de límite de vencimiento.

Otro grave problema, son los cobros indebidos de compras no realizadas en las tarjetas bancarias, y a muchos cuentahabientes les están apareciendo los cargos, sin haberlos realizado.

Es un desorden de quienes creen que a río revuelto ganancia de pescadores, por lo que la situación es delicada para mucha gente porque además de que en algunos casos ya no pudieron devengar un salario, ahora, les andan esquilmando lo poco que tienen en sus cuentas bancarias.

Y ese trata de los grandes corporativos que andan como zopilotes, para mediante los abusos y amenazas, conseguir pagos rompiendo compromisos a los límites de fechas, y en el momento de la emergencia hasta se dan el lujo de cambiar las reglas, de forma unilateral, pero a su favor.

Los precios de los productos en general en supermercados y los pequeños negocios, también andan por las nubes, debido a que el miedo al desabasto por la pandemia provocó una sobredemanda de los productos que se escasearon y por lo mismo les han dobleteado y tripleteado los precios.

La conductora de TV, Andrea Legarreta, alzó la voz con mucho valor cívico y desde la sociedad civil, mandó un certero mensaje para denunciar a los acaparadores y abusivos que están aumentado los precios de productos y servicios. Ella a puesto el ejemplo y por eso se ganó el cariño de millones de mexicanos, aun más.

Sí aquellos de siempre andan haciendo de las suyas, como decía don Jesús Martínez “Palillo”, los explotadores, esdrújulos, cafiaspironómicos y juanletranescos abusivos que se han beneficiado de la situación con los aumentos de precios y las clásicas ilegalidades con la gente.

Pero ante el aislamiento, y el rigor de la sana distancia en los bancos, hay que imaginar ahora andar haciendo trámites para las aclaraciones conducentes a los cargos a las tarjetas fuera de todo orden y por lo mismo, la gente se estresa aún más a una condición vulnerable ante un virus que afecta al mundo, y ante los voraces empresarios que se quieren comer a los consumidores en una situación de contingencia lamentable y que es general.

Ojalá y desde las propias autoridades de la Profeco, la Conducef y los propios bancos, se pongan las pilas y tratar de paliar los abusos que se cometen en contra de consumidores en general.

A pesar de todo esto, que pasa ya la gente se mantiene cumpliendo con las disposiciones de las autoridades de salud y se da un aislamiento generalizado en las familias, y poco se sale sólo para comprar víveres, hacer pagos a compromisos de servicios y pasar por la farmacia para las medicinas de rigor de quienes andan con sus medicamentos de control.

En México, la gente ha sido disciplinado y ordena, quizás esto evitara los pronósticos reservados de contagios y de víctimas. Por eso todos están cumpliendo no las acciones sanitizantes, pero sobre todo evitan salir de los hogares.

La efectiva coordinación entre los tres órdenes de gobierno en el país, están trabajando bien, sin siglas o colores partidistas.

En el mundo, existe en general una paz nunca antes vista y la solidaridad humana retorna con mucho de espiritualidad en quienes ahora sí se encomiendan a Dios, oran y se dan en momentos de reflexión para estar en absoluta paz en los hogares con sus familias, muchos nunca lo imaginaron el retornar a casa de nuevo para estar con los abuelos, los padres, los hermanos y los sobrinos, en algunos casos es un sueño y en otros se convierte en una pesadilla que poco a poco se va atemperando.

Hay quienes además de la oración en el aislamiento hacen meditación, vuelven a la lectura de los clásicos, repiten la revisión de las obras más conocidas, escuchan música, ven televisión, chatean en la internet y otros se la pasan hablando por teléfono con los amigos y familiares, retomando algo que se había perdido el dialogar entre unos y otros.

La semana santa, inusual, inesperada y quizás por primera vez en toda la historia del cristianismo, sin gente en las iglesias, también ha permitido que muchos regresen al encuentro muy firme con Dios, en un afán de reconciliación y de fe, en donde todos en el mundo en las diferentes creencias y religiones se unen en un mismo fin esperar a que pase la pandemia, y que la humanidad retorne a disfrutar de las calles, de los lugares públicos, pero ante todo a volver a ver a la gente a los ojos y creer en el género humano, ya con una nueva visión.

Si, en un renacimiento, en donde la apuesta será al humanismo, los valores, la paz, el respeto a la naturaleza, al planeta y entender, "que cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento. Porque no éstas solo, porque yo te quiero”. Mario Benedetti: No te rindas. Así las cosas.

Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx