Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Viernes 10 de Julio de 2020
2291539165
Las Co- mentadas Carta al Presidente
Por Luis Antonio Pérez Fraga

Fecha: 16/06/2020
Hora: 23:47 hrs.

Licenciado Andrés Manuel López Obrador: Bienvenido hoy lunes 15 de junio a la tierra de Dios, no es el edén como la suya, pero aquí es cómo decía el libro de Luis Spota ¡CASI EL PARAÍSO! Jejeje.
Le dirijo esta misiva con el ánimo de salvar a todos los mexicanos que estamos al borde del shock y de paso a su 4T.
De repente, todas las plagas y calamidades nos cayeron encima a México, y digo a México, porque en todo el mundo, además de la temible crisis sanitaria y de la terrible crisis económica, le tenemos que sumar la ya insoportable inseguridad con la que seguimos viviendo en el país (apenas el pasado 7 de junio se registró el día con el mayor número de homicidios violentos en la historia del México contemporáneo 117) y además de las tres anteriores también en nuestro país le tenemos que agregar la crisis política que ya se vislumbre y a la polarización de los mexicanos, entre conservadores y liberales, tal como usted lo señaló en una mañanera la semana que pasó.
Señor presidente, reciba una humilde opinión de un ciudadano común que no pertenece a ningún partido político desde hace 15 años ya que por voluntad propia decidí no volverlo a hacer ¡en mi vida! después de haber conocido muy bien a dos y comprobar que todos son iguales, por lo que mi comentario va sin ninguna intencionalidad política ni complots de por medio, ni boas, ni nauyacas, ni tepocatas.
Lo que a México le urge, más que nada en este momento, es ¡unidad! Esa unidad solo la puede dar ¡usted señor presidente! debería convocar ¡ya! A ese gran pacto de unidad nacional y reconciliación que le urge a nuestro país entre empresarios, fifís, conservadores, liberales y la 4T.
Existe un verbo que jamás se utiliza en política, pues todos los políticos le tienen pavor a usarlo y más a emplearlo se llama ¡RECULAR!, recule usted señor presidente, no va a pasar nada, por el contrario, los mexicanos y el mundo se lo habían de reconocer y aplaudir ¿qué pasaría si usted sorprendiera a todos anunciando, por ejemplo, ¡que el aeropuerto de Texcoco va!? Que le cede la obra a la iniciativa privada y a los ricotes que ya tenían su negociazo con los terrenos aledaños para construir toda una ciudad, ¡pos bienvenida! Si los mexicanos no gastaríamos nada de los impuestos y todo sería inversión privada y creación de miles de fuentes de empleo ¿por qué no?
Alemania es el ejemplo mundial de rescate económico en su población, para empezar, las rentas se van a prorrogar hasta dentro de ¡dos años! a mediados del 2022 sin recargo alguno y se elevó a rango de ley que nadie puede ser echado de su casa por no tener los recursos para pagar la renta. A los empresarios se les está apoyando hasta con el 70% de la nómina de sus empleados, entre otras muchas medidas económicas efectivas y eficaces por las que se ha ganado Angela Merkel el aplauso y el reconocimiento del mundo, pero más, de su propio pueblo. ¿Por qué no apoyar en México a las empresas? ¿Por qué no cancelar solo ¡uno! de los mega proyectos para reactivar, en serio, la economía en México ahora que salgamos de esta terrible pandemia?
¿Cómo cree que le caería a los conservadores fifís y a todo el pueblo de México que en las redes, que cada día critican más algunas acciones de su 4T, que de repente usted anunciara toda clase de estímulos fiscales y apoyos para ¡todos!? no solo para los micro sino también para los medianos y grandes empresarios que producen el 80 % de los empleos en nuestro país y que de repente dijera se cancela la obra, por ejemplo, del tren maya, mismo que ahora ha sido criticado, ya no tan solo por el gasto oneroso en estos momentos de crisis, sino porque será operado a través de diésel y será un foco de contaminación en todas nuestras selvas del sureste de México, o de la refinería de Dos Bocas que como todo el mundo sabe cuesta más dinero extraer el petróleo que lo que nos produce su venta, por tanto, no es descabellado que usted razone mucho una decisión de esta envergadura, el beneficio será mutuo para recuperar los puntos que ha perdido usted -según las principales casas encuestadoras del país- y para todos los mexicanos, pues sería un gobierno que ayudase en realidad a sus gobernados en sus necesidades más inmediatas y apremiantes.

No es error el recular, no es un pecado, no es tampoco una mala acción política. Al recular, se puede agarrar más vuelo para retomar el rumbo. Recular, es regresarse de algo que se vislumbra con malos resultados para volver a encauzarlo y conseguir objetivos y soluciones. Según Alexis Márquez -un reconocido escritor venezolano- “No siempre «recular» es innoble. Muchas veces la «reculada» es positiva, y hasta puede suponer en quien la practica un acto de dignidad y decoro. Sin embargo, la gente tiende a usar ese verbo con cierto grado de desprecio y de censura, atribuyendo implícitamente a quien «recula» una actitud vacilante u oportunista. Generalmente se emplea «recular» con un sutil tono de burla. Cuando la actitud del que «recula» merece reconocimiento y elogio se prefieren otros verbos, como rectificar, corregir, etc.”.
Por supuesto que está muy bien “primero a los pobres” pero los pobres son una parte, muy significativa por cierto, de todos los mexicanos y ese ha sido el anhelo de todas las revoluciones en el mundo, pero también existe la clase media, lo mismo que los ricos quienes también son mexicanos y también son gobernados por usted. Recular sería también, que quitara de su diccionario las palabras conservadores y liberales y las supliera por ¡MEXICANOS! gobernando para todos, llamando a todos los partidos, colores, medios de comunicación, etcétera a ese gran acuerdo nacional del que México estará urgido en un par de meses en que salgamos a enfrentar nuestra “nueva realidad”.

Señor presidente, se imagina usted el cúmulo de felicitaciones, agradecimientos y aplausos que recibiría de todo México si usted en una mañanera expresara lo siguiente: “Quiero ofrecer una disculpa pública a todos quienes se han sentido ofendidos por algunas de mis palabras, a quienes he endilgado adjetivos calificativos que pudiesen resultar injustos o que pudieran haber hecho sentir mal a quienes me dirigí, hoy, les quiero decir que este gobierno de la 4T ha escuchado sus clamores, reclamos y propuestas y ha decidido “recular” en algunas de las decisiones que hemos tomado y que mucha polémica han causado en el país. Lo anterior, es con el único afán de convocar a todo el pueblo de México, sin distingos, a una gran RECONCILIACIÓN NACIONAL por la grave situación que estamos enfrentando todos, pueblo y gobierno, de salud, económica, de seguridad y social. Quiero encabezar ese gran pacto de unidad con todos y cada uno de los mexicanos no importando el partido o preferencia política que tengan ni su estatus social o manera de pensar. Lo importante hoy, es que, en mi persona, a partir de hoy, encontrarán a un presidente abierto al diálogo y a la reconciliación nacional, en aras de salvar a nuestro país de los graves problemas que, a este sexenio, como a ningún otro, nos ha tocado enfrentar por circunstancias ajenas a nuestra voluntad. Por ello los convoco a sumarse todos a un gran Pacto de Rescate económico, político, social y de valores, ya que hoy, más que nunca, México necesita a todos los mexicanos unidos con urgencia”.

P.D.- Otra humilde sugerencia, es que sonría, aunque sea a veces, es muy sano e inspira mayor confianza de los ciudadanos en los políticos. De nada.

Las Co-mentadas en: lperezfraga@yahoo.com.mx

Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx