Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Jueves 24 de Mayo de 2018
2291539165
Vivir en el Golfo LOS FUNCIONARIOS QUE NO APRENDEN
Por Rodolfo Herrera

Fecha: 29/01/2018
Hora: 12:23 hrs.

De acuerdo a los estudios del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, el Coneval, en México hay 53 millones de pobres, para lo cuales se diseñan programas de apoyo y subsistencia, sin embargo, en Veracruz se sigue lucrando con la pobreza de los más necesitados.

No obstante la mala experiencia vivida en el sexenio anterior donde las arcas gubernamentales fueron saqueadas a placer por funcionarios de todos los niveles de gobierno, la ausencia de medidas de escarmiento ha propiciado que los funcionarios del ramo federal sigan manejando los recursos públicos a su libre albedrío.

La Auditoría Superior de la Federación dio entrada a las múltiples quejas de campesinos en contra del Subdelegado de Planeación de la Secretaría de Agricultura Ganadería Pesca y Alimentación, la Sagarpa, Luis Alejandro Chavarría Galindo, a quien acusaron de lucrar con los programas sociales.

Mire usted, el gobierno de Enrique Peña Nieto se dio a la tarea de crear como principal prioridad de su gobierno el combate frontal a la pobreza, o al menos así lo hizo saber y para ello tuvo la anuencia de todos los partidos políticos que gustosos le entraron a la fiesta.

Pero fue al inicio del gobierno federal, que se descubrió una red de funcionarios federales que lucraban con los recursos del combate a la pobreza, liderados por Salvador Manzur Díaz, quien sigue bajo proceso por ese desvío de recursos con motivos electorales.

Pero tal parece que la actual camada de funcionarios federales, delegados y subdelegados de las distintas dependencias siguen en la misma idea de hacer negocios con los programas destinados a ayudar a los más pobres del país.

En esa situación entró el subdelegado de la Sagarpa, Luis Alejandro Chavarría Galindo, quien con mucho tiempo de anticipación a su destitución, fue objeto de todo tipo de señalamientos por parte de beneficiarios de esos programas federales.

Ayer, el Presidente de la Unión Estatal de Productores de Maíz, José Ángel Contreras Carrera, hizo ver que la destitución del funcionario se debió principalmente a que no presentaba a los campesinos beneficiados el padrón de proveedores autorizado por la Sagarpa.

Es decir, para los programas como el de entrega de gallinas para familias de campesinos, el funcionario debía dejar que los propios beneficiados escogieran qué proveedor querían que les surtieran, de la lista que tiene autorizada la Sagarpa.

De manera arbitraria y prepotente, Alejandro Chavarría Galindo se negaba a entregarles esa lista para que los campesinos escogieran proveedor y en cambio, asignaba a un proveedor que siempre incumplía, entregaba gallinas enfermas que morían, sin control sanitario, sin dar la talla y no había manera de hacerlo cumplir, porque lo protegía el subdelegado, a quien la ASF le notificó su destitución.

Pero como las cosas siempre terminan con una simple destitución, los funcionarios federales son cesados sin entrar a la cárcel por sus delitos, no existe escarmiento para quienes lucran con la pobreza.



Acá la pregunta es: ¿Cuántos funcionarios estarán cometiendo los mismos delitos? ¿Cuántos estarán ya desviando programas para beneficiar a candidatos? ¿Quién supervisa a delegados como Sedesol donde Ana Guadalupe Ingram Ballines anda metidísima en la política? ¿Qué hacen los delegados y subdelegados del IMSS, ISSSTE, Profeco, Migración, Economía, del Trabajo y tantos otros que manejan programas sociales?

La situación es clara, en tanto no haya medidas severas contra los desviadores de recursos, habrá quienes estén haciendo el negocio de su vida con las delegaciones que más bien les dieron para operar en la política y no para abatir la miseria en que viven millones de mexicanos ¿O no es así?

EL PRI BOQUEÑO… A LA VIEJA USANZA

Y donde tampoco aprenden es en el PRI de Boca del Río, a la vieja usanza de Manzur, Tonicho y Zarrabal que ahora quiere repetir candidatura, se han dado a la tarea de darle seguimiento a los actos públicos del alcalde panista Humberto Alonso Morelli, a quien persiguen en cada acto público con pancartas y gritos.

¿A poco creen que eso sigue funcionando? ¿En verdad creen que el electorado va a voltear a verlos como una opción, luego de su desastroso paso por el gobierno en las épocas del pinche poder en la mano?

Un PRI anquilosado al que no pueden revivir con las mismas viejas prácticas que pusieron hasta la madre al electorado. No aprenden.

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmail.com

Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx