Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Martes 11 de Diciembre de 2018
2291539165
Insoportable. Desesperante. Dramática.
Por Carlos Robles.

Fecha: 18/09/2018
Hora: 11:22 hrs.

Así podríamos definir el hecho de mantenernos a la espera de que suceda algo.

¿Qué tan paciente te consideras?

Con el debate de hoy no aspiro a cambiar tu modo de ser: si eres paciente me parece perfecto; en caso de que seas impaciente también me parece bien. Ambas opciones tienen sus pros y contras.

Quiero que juntos tratemos de entender qué es lo que aguardas y cómo abordar el resultado.

Con certeza esperas a una persona que te interesa ver por cuestiones personales, laborales o de negocios. Esperas un viaje o simplemente tu turno en la fila para un trámite. Esa espera podría catalogarse como “ligera”. ¿Por qué? Porque en realidad el resultado depende mucho de tu propio desempeño, de tu organización en términos del tiempo con el que cuentas, de la impresión que causas o de tu nivel de relacionarte. Todo lo anterior se puede moldear con educación, trabajo y disciplina. Es pues un problema manejable.

Pero aquellas esperas que son por un resultado podrían definirse como “intensas”. Cuando aguardas a saber lo que arrojan unos análisis clínicos, una prueba de embarazo, un examen o cualquier tipo de evaluación. Una parte del final depende de ti, pero aquí la diferencia es el ingrediente llamado incertidumbre. No sabes a ciencia cierta qué pasará y, en el peor de los casos, podría cambiar tu destino. Así de profundo.

Mi reflexión el día de hoy va en el sentido de prepararte para cualquier resultado posible.

En lo particular me funciona muy bien ser paciente pero a la vez entrenarme para afrontar con madurez los peores resultados. No siempre sale lo que yo quiero, así debo entenderlo.

Permíteme recomendarte esperar siempre el desenlace más complejo y no es porque me considere una persona fatalista, sino para que estés en condiciones de enfrentar los escenarios más adversos. Si a lo que te enfrentarás es menos grave de lo que esperabas, qué mejor.

Las esperas son agotadoras lo sé, pero al mismo tiempo son inevitables.

Aprendamos a convivir con ellas y te garantizo que este es otro paso hacia la plenitud.

Facebook CarlosRobles
Twitter @carlosroblesmx


Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx