Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Martes 11 de Diciembre de 2018
2291539165
Los valores
Por Carlos Robles

Fecha: 01/10/2018
Hora: 11:15 hrs.

La educación puede considerarse un vehículo ideal para lograr altos niveles de desarrollo. Entre otras cosas, marca nuestra vida en términos directamente relacionados con la cantidad y tipo de problemas a los cuales nos enfrentamos. Al igual que la salud, es la base de todo. ¿Por qué no meterse de lleno a fortalecerla desde la raíz?

Abro el debate con datos duros. Según el INEGI, en 2010, el 92.4 % de la población total de quince años y más sabía leer y escribir en México (aparentemente una buena noticia). Así mismo, el promedio de años de escolaridad de un mexicano era de 8.6 años, es decir, primaria concluida y casi toda la secundaria (ya no son tan buenas noticias). Tan sólo el 30 % de la población de cinco años y más asistía a la escuela (definitivamente malas noticias). Un dato importantísimo en este tenor es que, mientras menor es la edad del mexicano, más alta es la prioridad en su hogar por sus estudios y por el contrario, a medida que el mexicano sube de rango de edad (crece y madura), menor es el porcentaje de asistencia a la escuela. Concretamente, llega a ser hasta del 96 % la asistencia a la escuela para los menores de seis a doce años; mientras que solamente el 6.6 % de la población de 25 a 29 años de edad sigue estudiando [se presume una maestría]. Dato revelador pues se asume que a los padres de familia les importa mucho más, por no decir únicamente, que sus hijos tengan la educación primaria y secundaria y le restan importancia a estudiar el bachillerato, profesional, técnico, superior, ya ni se diga posgrado.

Quiero ir un poco más allá de la educación formal, aquella que se imparte en las aulas y me gustaría abordar paralelamente el tema de la educación en casa. El primer lugar donde nos educan es en nuestro hogar. Ahí nos enseñan valores: respeto, dignidad, gratitud, modales, disciplina, cultura del esfuerzo, del deporte, aspectos de religión, amor y otras enseñanzas que competen básicamente a la formación que tienen los padres y que le quieren transmitir a sus hijos.

¿Si en casa no nos instruyen bien, se puede esperar que lo aprendido en la escuela sea suficiente para lograr altos niveles de desarrollo? O viceversa, ¿habrá buenos profesionistas si se les instruye adecuadamente en casa, pero en la escuela les enseñan de manera incorrecta? Creo que ambos centros de educación son complementarios entre sí, aunque por naturaleza la primera escuela, insisto, es el hogar, con la familia inmediata como instructores y ahí inicia el círculo.

Me quedan muchas dudas respecto a que solamente el Gobierno sea culpable de los rezagos educativos que existen actualmente en nuestro país y cercanamente en Veracruz. En concreto les pregunto: ¿qué sucede con los valores? ¿Por qué los niños llevan dinero a la escuela y lo utilizan para comprar golosinas nada nutritivas?, ¿quién les da celulares para que hablen y chateen en horas de clases o peor aún, graben humillaciones a otros compañeros y las compartan en la red (bullying)?, ¿quiénes no buscan la manera de continuar invirtiendo en la educación de los pequeños?, ¿quiénes? Así es, los padres de familia.

Si los padres de familia hacemos lo que nos corresponde, si las autoridades de Gobierno hacen lo que les corresponde y si los maestros y directivos de las escuelas hacen lo que les corresponde, las cosas mejorarían indudablemente. Nos hace falta educación a los padres, a los funcionarios y hasta a los propios maestros.

Simplemente educación para los que vienen. Valor es emprenderlo con determinación.

Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx