Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Martes 11 de Diciembre de 2018
2291539165
Las Comentadas LA GUITARRA
Por Luis Antonio Pérez Fraga

Fecha: 21/11/2018
Hora: 18:20 hrs.

Ayer regresé 50 años, tengo 56 actualmente y en mi infancia recuerdo… o ¡nunca recuerdo! mejor dicho, haber recibido un juguetote o un regalo que me exorbitara los ojos o me sorprendiera sobremanera, siempre ¡lo mismo! pues eran: pistolitas de dardos, rompecabezas, pelotas, calcetines o calzones ( eso sí, de diferentes colores jajajaja) o pantalones o camisas (y de las de la escuela jajajaja) recuerdo un día de navidad, cuando mi abuelita me regaló mi primera guitarra y yo… lloré, más que de felicidad, de incredulidad, ya que, al fin, era yo dueño ya, de una guitarrota ¡de veldá! como la de los tríos (Los tríos de serenatas ¿heee? -porque hace poco alguien puso una solicitud para hacer un trio y le cayeron un chingo de swingers y otros “perversone(a)s” jajajaja porque le faltó decir que era ¡musical! y no cachondo jajaja) que venían a la cuadra a dar serenata y que yo, fuera la hora que sea, me salía a la calle a oírlos (y a tirar el chisme de quien era la agraciada jajaja) bueno, el chisme viene a colación, porque ayer precisamente, me di un regalo personal, aprovechando la cábula del “Buen Fin” me compre ¡una guitarra! que me tiene encantado y con los dedos hinchados de estar tocándola tres días seguidos, y voy; a que existen personas que son felices estrenando un carro o viajando a un lejano país y otras que gustan de acumular riquezas materiales, joyas, relojes, etc. pero muchas veces, en las cosas más simples se encuentra la felicidad y la satisfacción.
Uno nunca sabe hasta cuando Dios nos va a prestar vida para seguir en este mundo, para ver otro día más a tus hijos, a tus padres, hermanos, amigos. Me aterra saber, con absoluta seguridad, que un día me voy a morir y no saber cuándo, me da miedo y me encambronaría, por las cosas que dejé de hacer o disfrutar, por el libro que no he escrito o por la canción que nunca compuse con mi guitarra, por eso hoy, la estoy tocando como si fuera la primera vez en que me aprendí el círculo de DO, quiero que me de tiempo de hacer muchas canciones, de tocarla en muchas fiestas, de que me de pretextos para juntar a mi familia o a mis amigos en una bohemiada.
El fin de semana que pasó vi en redes sociales un video que publicó un amigo de Feis e influencer (Jorge Torroella) dándoles las gracias a los bomberos por haberle salvado la vida al caerle un cristal que casi le cercenó un brazo y por el que perdió ¡tres litros de sangre! como pudo llegó a una estación de bomberos cerca de su casa y ellos lo salvaron. En el segundo video, Jorge hace una reflexión -después de salvarse y volver a vivir- y nos dio en cuanta que las cosas que valen la pena en este mundo, no las consigues con poder, no las consigues con dinero, no las consigues enfrascándote en cosas que en realidad no valen la pena, “No les quiero decir que dejen de luchar por sus sueños, no quiero decirles que sean personas que no busquen un objetivo, pero en serio, hay que bajarle a la pose, a traer tenis de marca, el coche último modelo, el iPhone nuevo, créanme que todo eso se acaba subiendo una escalera y cargando un vidrio que te puede cercenar el brazo y morir dentro de tu casa, ayer que regresé del hospital, el hecho de abrir la puerta de mi casa, olerla, ver a mi mujer, estar con mi familia, estar en mi cama, estar ahorita con mi teléfono platicando con ustedes, nos damos cuenta de que son las cosas más valiosas que tenemos, eso es lo que en verdad nos debe generar felicidad, las ganas por vivir, tenemos una situación muy fea en nuestro país, ahora que vivimos cosas horribles, muertes, violencia, secuestros, cosas terribles, que si nos ponemos a analizar qué es lo que hace que estas personas de manera estúpida estén masacrándonos a los demás, o entre ellos mismos, que al final el objetivo es el dinero, pero déjenme decirles que el ¡puto dinero! No sirve de nada, que al final, lo único que va a valer la pena y lo único que te va a hacer completamente feliz, es lo bueno que hayas hecho con las demás personas, no el puto dinero, olvídense de eso, pues eso nunca les va a dejar la felicidad que uno está siempre buscando. Tomar una fotografía, ver el sol, saludar a tus amigos, regresar a mi casa y abrir la puerta, fue mágico para mí, poder regresar a mi casa, eso no cuesta, a lo mejor ganarte unos millones de pesos, extorsionando o robándole a los ciudadanos cuando eres un político corrupto o cuando eres un delincuente, y mi mensaje es: ¡ya bájenle! No se claven, no es por ahí la cosa, se puede acabar en cualquier momento y no los va a hacer felices, no les va a servir de mucho y creo que tenemos que buscar algo en conjunto, nosotros ¡todos! como sociedad, tratar de buscar GENERADORES DE FELICIDAD, cosas que nos generen felicidad, que sean asequibles y que no sean agresivas para las demás personas y para nuestro entorno; respetándonos todos, podemos generar felicidad” y concluye: “Lo que pueda yo hacer para dar felicidad a otra persona, lo voy a hacer de manera gratuita y además con gusto, y esperando que esa persona, pues… haga lo mismo y que podamos generar felicidad a muchas más personas, y… a ver si así ya podemos estar un poco más tranquilos, porque al final del día lo que yo voy a hacer junto con muchos activistas y demás personas y los que me están escuchando aquí, es que tratemos de estar contentos y que ayudemos a bajarle unas 5 rayitas a la violencia que tenemos en nuestro país, y que creo, que generando niveles de felicidad, niveles, si quieren de conformismo, pues estar conformes con lo que tenemos, como es el simple hecho de ¡estar vivos! de veras ¡no te claves! en tener el maldito iPhone o los pinches tenis de 5 mil varos o el carro de millones de pesos ¡NO te claves! en esas cosas, pues te lo juro que no te van a servir de nada cuando te caiga un vidrio en la escalera, te quieran amputar un brazo y puedas morir en 5 minutos, no te va a servir de nada ¡clávense en dar felicidad! de manera rápida, objetiva y gratuita a quien puedan, y de manera inmediata, vamos a generar felicidad, a generar buena vibra para todos y dejar de clavarnos en cosas que son materiales y que se acaban en un segundo”.
Y tiene toda la razón, pues hoy vivimos en una sociedad donde la opulencia es la meta y el consumismo el camino. Luchamos hasta la muerte por lo que NO nos sirve y en muchos casos ni valía la pena, debemos aprender a descubrir en las cosas simples que la vida nos regala a la verdadera felicidad, la que está dentro de nosotros mismos, la podemos descubrir en el día a día, en el seno de nuestras familias, en nuestros amigos y seres queridos.
Una simple guitarra, me ha provocado 3 días de felicidad inigualables, durante mi vida, con mi guitarra he reído por alegría y he llorado por desamor, me ha ayudado a provocar sentimientos y recibirlos, ayer le cante a mi hijo Luis Enrique de 9 años y el ver su cara de sorpresa, gusto e incredulidad me ha llenado el alma de placer, mi guitarra, es un generador de felicidad para mi y para mi familia, de los que habla Torroella, busquemos esos pequeños placeres de la vida que nos dan satisfacciones y provocan bienestar y alegría, aprendamos a descubrirlos ¡BUSQUEMOSLOS! de forma constante y permanente, pues el día de mañana que ya no estemos aquí, serán los únicos testimonios de nuestra memoria y paso por la vida, como hoy para mí, lo pudo representar una simple… GUITARRA.

P.D.- ¡Toc! ¡Toc! ¡Toc!...
¿Quién?
-Santa
¿Santa en Noviembre?
- ¡Santa…nder Cabrón! venimos a cobrarte lo del “Buen fin” del
año pasado. Jajajajaja

Las Co-mentadas en: lperezfraga@yahoo.com.mx

Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx