Bienvenidos a Radio Bemba Veracruz
Martes 16 de Julio de 2019
2291539165
En la opinión de… Los límites
por Carlos Robles

Fecha: 11/03/2019
Hora: 23:22 hrs.


Platiqué hace unos días con unos empresarios del ramo financiero y me comentaron algo que me dejó atónito: se consideraban así mismo adictos al dinero y abiertamente me manifestaron que “nunca es suficiente y siempre quieren más”.
Hoy voy a pedirte que reflexiones acerca de los límites y saber hasta dónde llegar. ¿Más es mejor? Así comienza este debate que, estoy seguro, te va a llegar.
De primera instancia les comparto que en economía la ‘no saciedad’ hace referencia a que el consumidor se comporta en todo momento de manera racional y ello implica siempre pensar que en efecto, más es mejor. Debatí en muchas ocasiones este punto con mis profesores pues no me parece que a lo largo del tiempo uno se comporte en el mismo plano. Suceden cosas que alteran tu toma de decisiones –como lo he venido analizando en este espacio– y sostengo mi teoría.
Sin embargo sí hay algo real: los seres humanos tenemos muchos tipos de necesidades y, entre más satisfechas se hallen todas ellas, menos problemas habrá y podríamos considerarnos más plenos (al menos en teoría).
Pero regreso al punto inicial de esta reflexión y me enfocaré de lleno en el tema del dinero.
¿Más dinero es mejor? No hay duda que el dinero funciona, te ayuda a solucionar muchas cosas, situaciones, problemas o dilemas. Totalmente de acuerdo. Pero, ¿hasta qué límite debes llegar para conseguir dinero? ¿Cuantos sacrificios debes hacer para obtener la cantidad de dinero a la que aspiras? ¿Cuánto tiempo le inviertes a esa meta y, sin darte cuenta, cuánto tiempo dejas de ocupar en hacer o disfrutar otras cosas? ¿De qué te sirve el dinero en tu lecho de muerte? Al morir, ¿qué soluciones o problemas heredas en tu patrimonio? ¿Cuantas familias se han destruído a causa de una herencia?.
Son solo algunas de las preguntas que me surgieron tras aquella comida con estos dos personajes que comenté al inicio. Los vi tan dispuestos a hacer ‘lo que sea’ por conseguir su objetivo que ciertamente me dieron mala espina y decidí retirarme en la primera oportunidad.
En lo personal le trato de dar a mi familia lo mejor de mí en tiempo, calidad de convivencia, satisfacción de sus gustos, necesidades, peticiones o caprichos pues ellos son lo único que realmente me importa. Quiero que ellos se sientan tranquilos, realizados y seguros de sí mismos. Es inevitable que tengan preocupaciones, pero aspiro a que tengan sus propios desafíos y no carguen con responsabilidades ajenas, las mías en este caso.
Más es mejor siempre y cuando te desenvuelvas en el marco de lo legal y además haya un límite balanceado por diferentes ingredientes.
Todos los excesos son malos: agua en exceso, comida en exceso, amor, atenciones, diversión, alcohol, fiestas, trabajo, tecnología, televisión e incluso, el dinero. ¿Por qué el dinero también es malo en exceso? Respuesta, porque después de un cierto tope ya no lo valoras, no sabes en qué usarlo y comienzas a invertir o comprar o hacer cosas absurdas que te van degradando como persona. Piensa en casos de ricos muy ricos que ahora están en la quiebra, seguro conoces a alguien o al menos has leído o sabido de ellos. Mi reflexión hoy para ti es esta: aprende a combinar tus actividades laborales con las personales poniendo siempre, por encima de todo, a tu familia. Piensa cómo serían tu días sin ellos y a partir de ahí imagina qué pasaría si los pierdes para siempre. ¿Vale la pena sacrificarlos por dinero o por hacer cosas ilegales que deriven en más dinero? En tu respuesta está la clave de todo.

Compartir


Otras Columnas

Desarrollado por iworks.mx